Magdalenas Esponjosas

  • Receta de Magdalenas

  • Magdalenas de Chocolate

  • Magdalenas de Naranja

  • Magdalenas de Yogurt

  • Magdalenas de Calabaza


  • "Magdalenas Esponjosas"

    Receta de Magdalenas Esponjosas





    Esta es la receta completa para hacer en casa unas magdalenas esponjosas de forma tradicional. Si te gustan las magdalenas con una textura más esponjosa, te encantará el resultado de esta receta.

    Ingredientes:

    - Harina, 225 gramos
    - Huevos, tres grandes
    - Azúcar, 180 gramos
    - Aceite de oliva suave, 200 ml
    - Leche, 65 ml
    - Piel rallada de un limón
    - Miel, una cucharada
    - Levadura, medio sobre


    Preparación:

    Antes de nada precalentamos el horno a 210ºC, para poder meter las magdalenas en el mismo en cuanto las tengamos preparadas. También puedes preparar los moldes para las mismas. En casa empleamos unos moldes metálicos o de silicona para hacer varias magdalenas a la vez, y colocamos los tradicionales moldes de papel en los mismos, y nos resultan muy cómodos de manejar y dan buen resultado.





    Y empezamos ya con la preparación. Empezamos echando en un bol la harina tamizada, la levadura y un poco de sal, y removemos bien para mezclar los tres ingredientes. Por otro lado batiremos en un bol los huevos, le agregamos el azúcar y batimos bien con unas varillas eléctricas hasta obtener una mezcla cremosa y homogénea. A esta mezcla agregamos la leche, el aceite, la ralladura de limón y la miel, y batimos lo mejor posible.

    Incorporamos después la harina y la levadura, añadiéndolas en varias veces y batiendo cada vez que añadamos una parte, para ayudar a que se incorporen bien a los otros ingredientes y no se formen molestos grumos. Con esta mezcla final rellenamos los moldes de las magdalenas, en sus tres cuartas partes más o menos, y echamos un poco de azúcar por encima para decorar.



    Cuando el horno esté a la temperatura indicada, horneamos los moldes rellenos durante unos 15 minutos aproximadamente. Nunca las saques sin comprobar si el interior de las magdalenas está bien hecho, ya que te puedes llevar una desagradable sorpresa al comerlas. Una vez fuera del horno, desmóldalas y deja enfriar a temperatura ambiente hasta la hora de comerlas.